TÉCNICOS QUE HICIERON HISTORIA

Escrita por en Libros

Por Alejandro Duchini.

Cuando era adolescente amaba a tres holandeses: Ruud Gullit (era casi un héroe con rastas, que además tocaba la guitarra), Marco Van Basten y Frank Rijkaard. Los disfrutaba en un Milan que la rompía y que cada domingo a la mañana veía por Canal 9, que transmitía en directo el campeonato italiano en el que Maradona jugaba para el Nápoli. Eso era por 1987. En el 88, los seguí (y alenté) cuando jugaron para la selección de su país. La rompieron en una Eurocopa increíble que se jugó en Alemania: en la final le ganaron en un partidazo a la Unión Soviética por 2 a 0. Después me entristecí cuando pasaron sin pena ni gloria por el Mundial del 90. Quería y no quería la final Argentina-Holanda.

Me acuerdo de eso ahora que acabo de leer un gran libro: Las grandes escuelas del fútbol moderno, de Alex Couto, editado por Fútbol de libro (www.futboldelibro.com). Couto explica con detalles cuáles son los entrenadores que marcaron a este deporte a nivel mundial e histórico. Lo hace tomando como eje a Europa, pero también le da importancia a América. Uno de los capítulos es Arrigo Sacchi – Cuando defender se convierte en arte. Es en esas páginas que recuerda aquel tridente holandés que la rompía por aquellos años en el fútbol italiano. “Arrigo Sacchi tiene muy claro que para jugar bien había que tener el balón y el primer paso para tenerlo es quitárselo al contrario”, señala. Después habla de aquel equipo: “Trasladándonos al equipo del AC Milan en concreto, las salidas desde el inicio del proceso defensivo las marcaba Ruud Gullit, mientras Van Basten se ocupaba de que el rival no jugase hacia atrás, en este caso con su portero. Las salidas por las bandas eran frenadas por Donadonni y Colombo respectivamente, siendo Ancelotti o Rijkaard quienes hacían la cobertura corta y el equilibrio de la línea respectivamente”.

las-grandes-escuelas-de-futbol-modernoEl libro de Couto es una herramienta muy interesante para recordar y para aprender. Quienes somos adultos seguramente podremos acordarnos de cosas que nos contaron nuestros padres o abuelos futboleros y, a la vez , adquirir nuevos conocimientos. Quienes sean más chicos estarán ante la posibilidad de saber quiénes escribieron la historia del fútbol desde el banco de suplentes.

El libro surgió a partir de artículos publicados en la web. De hecho, la publicación de direcciones web de videos permite acercarse a ellos por otra vía complementaria a la lectura. “Hemos pensado que en las últimas seis décadas han surgido ocho escuelas concretas que han aportado al fútbol enormes cantidades de conceptos y contenidos que han permitido a este deporte crecer hasta convertirse en el mayor espectáculo conocido”, escribe el autor. En las siguientes páginas, una especie de viaje a la nostalgia de viejos y grandes equipos, se detalla por qué considera que cada una de ellas es una escuela futbolística.

La primera de ellas es la Holandesa, donde recuerda a la Naranja Mecánica, ese gran equipo que nunca pudo ganar un Mundial. Habla de la influencia que tuvo en España, fundamentalmente en Barcelona. Aparecen Marinus Michels, Guus Hiddink, Louis Van Gaal y Johan Cruyff como grandes referentes.

Hay varios guiños a la Argentina. El primero de ellos es bajo el título El monottismo – El fútbol se encamina hacia un estilo inteligente. Habla de Huracán, de la Selección campeona del mundo en el 78 y cita algunas declaraciones de Menotti: “Quiero ganar porque mi equipo ha jugado mejor y no porque ha impedido jugar al contrario. El fútbol debe ser velocidad más precisión, con el agregado de la improvisación”. O “una casta de funcionarios mediocres opina que el fútbol debe ser apolítico. Eso es una completa idiotez. En cada sociedad hay algo que mejorar y los jugadores deben aprovechar su popularidad justo para mejorar esa sociedad”.

IMG_20160520_240215049Un detalle: yo creía que el delantero del equipo ganador del Mundial 78 era Leopoldo Jacinto Luque. Leyendo este libro, en el dibujo de esa formación me encuentro que en su lugar figura un tal “Luke”. ¿Será Luke Skywalker?

Después refiere a Arrigo Sacchi y posteriormente llega el capítulo Vientos del Este, en el que cuenta sobre el Hungría de mediados del siglo pasado, apelando al recuerdo del inolvidable Ferenk Puskas. También se habla de Yugoslavia, de la URSS y del recorrido que hicieron sus principales técnicos por otros países para imponer su estilo futbolístico.

La Escuela Italia – El Catenaccio comienza con el recuerdo de Helenio Herrera y su trayectoria en España, Francia y en su país. Están sus conceptos -“La consigna hoy es ganar”- y algunos de sus aportes al populismo: “Fue el primero en referirse a su propia afición como el ‘jugador número 12’”, lo cita Couto. Después se da lugar a la Escuela Alemana, mencionando la aparición de sus maestros, como Udo Lattek y Ernst Happel (“Un día sin fútbol es un día perdido”), entre otros. Posteriormente, la Escuela Británica, a la que dedica dos partes. Pues no sólo habla de sus entrenadores, sino que hace una interesante historia del fútbol en su país y de cómo jugaban algunos de sus equipos. También refiere hechos influyentes, como el accidente de aviación que padeció el plantel del Manchester U el 6 de febrero de 1958. Este es uno de los capítulos imprescindibles del libro. Tanto como el de Brasil: O jogo bonito – Escuela brasileña. Es imposible no sentir nostalgia cuando habla del Brasil del Mundial de España 82, que jugó bárbaro pero quedó afuera antes de tiempo. Aparecen acá Telé Santana, Sócrates, Falcao, Zico, el San Pablo de los 80 y hasta Pelé, a quien le cuestiona cierta actitud poco solidaria. En este sentido, está buenísimo que Couto haya dado importancia al recuerdo de Joao Saldanha, que va más allá del fútbol para entrar en el campo político y ético. No queda tampoco bien parado Mario Zagallo. Es muy interesante leer esta parte del trabajo.

Continúa la denominada Escuela Independiente, donde analiza a Marcelo Bielsa, Arsene Wenger y José Mourinho. “Un gran equipo es el que no se condiciona por el rival”, cita al rosarino.

La Escuela Española es la que pone fin al libro. Va desde Laureano Ruíz a Pep Guardiola, pasando por Miguel Muñoz, Luis Aragonés y Vicente del Bosque, entre otros.

Fútbol. Puro fútbol. Un libro ideal para fanáticos de este deporte e imprescindible para periodistas deportivos que entiendan que la pelota no es sólo lo que se ve en la enorme oferta de partidos de cada día. Sino que es también esa historia que siempre, pero siempre, es necesario recordar.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditDigg thisFlattr the authorShare on StumbleUponShare on VKShare on YummlyBuffer this pageEmail this to someonePrint this page