RELOJES

Escrita por en Notas

Por Alejandro Duchini La primera vez que vi tan vulnerable a mi padre fue aquella noche en la que salimos campeones de la Copa Libertadores, en el 84. Empatamos 0 a 0 la revancha con Gremio, en Avellaneda, y nos quedamos con el título porque en la ida, en Porto Alegre, ganamos 1 a 0 en el que todavía se recuerda como el partido perfecto. Aquellos eran tiempos en que todo iba bien. Independiente tenía un equipazo, contaba con su máximo ídolo (Ricardo Bochini) y era campeón de cada cosa…Leer más