CHERNÓBIL, UN DOLOR QUE NO SE OLVIDA

Posted by in Libros

Por Alejandro Duchini “Mi mejor amigo se llamaba Andréi. Le han hecho dos operaciones y lo han mandado a casa. Al medio le esperaba una tercera operación. El chico se colgó de su cinturón. En la clase vacía, cuando todos se fueron corriendo a hacer gimnasia. Los médicos le habían prohibido correr y saltar. Y él se consideraba el mejor futbolista de la escuela. Hasta… hasta la operación. Aquí tengo muchos amigos. Yulia, Katia, Oxana, Oleg… Ahora Andréi. -Nos moriremos y nos convertiremos en ciencia– decía Andréi”. El testimonio es…read more