STAR WARS: MIS PRIMEROS LIBROS

Escrita por en Libros, Notas

Por Alejandro Duchini

El 24 de mayo de 1983 mi papá me compró un libro del El imperio contraataca. Era importado y carísimo, por lo que antes de comprarlo lo pensó dos veces. O tres. Estábamos en el fin de la dictadura y se sentía la efervescencia democrática. Malvinas todavía era una herida absurda, Los abuelos de la nada eran la banda del momento, Charly la rompía como solista y cada domingo, mi viejo y yo, cumplíamos la tradición de ir a ver a Independiente y a Bochini. Esa noche del libro acompañé a mi papá a comprar masas y sandwiches de miga porque el 25 era su cumpleaños y se celebraba en casa y en familia. Cuando había una celebración así, mis padres compraban la comida en una panadería de Pueyrredón y Corrientes. Se llamaba Taam Tov. Frente a su puerta, sobre Pueyrredón, había un kiosco de revistas en el que estaba aquel libro. El papel era brillante, con una tapa hermosa desde la que un Darth Vader dibujado estiraba su mano, imitando la escena en la que le dice a Luke “únete a mí”, después del “Yo soy tu padre”.

“¿Me lo comprás?”, pedí desde mis 11 o 12 años. “Es importado”, me acuerdo que dijo el vendedor, como para justificar el precio. Mi papá lo compró. Todavía lo tengo. De hecho, está al lado mío mientras escribo estas líneas. Tiene más de treinta años y algunas páginas que se salieron fueron pegadas con cinta hace muchos, muchos años, en una vida muy muy lejana. Se aguantó más de diez mudanzas. Se convirtió en una reliquia con lugar destacado en mi biblioteca: está primero entre los otros títulos que tengo de Star Wars. Con una franella, acabo de sacarle tierra. Se ve que hace tiempo no lo toco. Tiene fotos increíbles y se divide en dos partes: en la primera se resume El imperio contraataca y en la segunda se explica cómo se filmó y de qué manera se implementaron los efectos especiales que entonces eran una novedad. Hay algunas imágenes de Han Solo congelado. Aún no se había estrenado El regreso del jedi, por lo que nada se podía saber acerca de si el capitán Solo sobreviviría al estado de hibernación. En esos tiempos, el futuro de Han Solo era un gran problema para mí.

La tapa de ese libro español sirvió para que a mediados de los 90 pudiera hacerme imprimir con láser mi primera remera de la saga de La guerra de las galaxias.

Siento que este libro de sólo 64 páginas es como una cápsula del tiempo. Mientras lo miro me veo en mi infancia. Todo estaba por hacerse. No eran malos tiempos, aquellos. Independiente sería campeón y Racing se iría a la B: las dos caras de la moneda. En ese diciembre de alegrías futboleras se estrenaría al fin El regreso del jedi y vería por primera vez la cara de Anakin Skywalker. Hasta sentiría tristeza por la muerte de aquel viejito de repente bueno que se había cargado planetas enteros en las dos películas anteriores.

Pero la vida da sorpresas. Unos años después papá y Bochini dejarían de ir a la cancha (uno a ver, otro a jugar) y yo crecería para hacer de padre de mi padre en aquellos tiempos del Hospital Duran. Y la inimaginada frutilla del postre: Independiente se iría a la B.

Por suerte, también fui padre (ahora mismo, mi hija Malena observa aquel libro que compró el abuelo Héctor) y también volvimos a la A. Estamos a horas de jugar la final de la Sudamericana y, quién sabe, este miércoles 13 de diciembre de 2017 ganamos otra copa internacional. Pero hay más. Porque horas después de ese partido con el Flamengo, en el Maracaná, Mickey Mouse -el impensado nuevo dueño de Star Wars- estrenará en Argentina Los últimos jedi. ¿Quién hubiera dicho que La guerra de las galaxias tendría precuelas y secuelas y sería un producto de Disney? ¿Quien apostaría por la muerte de Han Solo a manos de su hijo, por el fallecimiento de Carrie Fischer mientras filmaba la nueva película y por la presencia de un Luke vencido y barbudo refugiado en un templo de montaña?

Así las cosas, no hay cápsula del tiempo que aguante.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditDigg thisFlattr the authorShare on StumbleUponShare on VKShare on YummlyBuffer this pageEmail this to someonePrint this page