SEBASTIÁN FEST, SEGUNDA PARTE

Escrita por en Entrevista, Libros

En el post anterior publicamos la primera parte de la entrevista que le hicimos al periodista Sebastián Fest con motivo de la salida de su libro Sin Red, basado en Rafael Nadal y Roger Federer.

DOS MOMENTOS DE SIN RED
SOBRE NADAL
“(…) Aquella tarde de otoño, Mónaco lloraba. Perder 6-1, 6-1 y 6-2 el punto de apertura en una final de la Copa Davis es para llorar. No importa si el rival es Rafael Nadal, no importa si es el mejor tenista de la historia sobre arcilla y juega en casa. Duele. Y mucho.
Mónaco estaba herido en el orgullo, en deuda con su equipo y, además, sólo en el vestuario. El deporte no siempre espera: Juan Martín del Potro ya estaba en el estadio a punto de jugar el siguiente punto y el equipo argentino debía ocuparse de él. Así, Mónaco siguió desahogándose bajo el toallón, soltando lágrimas y tristeza para liberar esa angustia que lo ahogaba. Mejor que no lo viera nadie, mejor estar solo. O no. Quizá no viniera mal un consuelo. Una mano amiga.
‘Yo sentía que alguien me tocaba la cabeza y me tocaba la cabeza… Pensé que era el encordador o alguno de los chicos. Cuando alcé la cabeza para mirar, era Rafael. Le había pedido permiso al de seguridad a la entrada del vestuario para entrar a hablar conmigo. Me vino a pedir perdón’”.
Relato de Juan Mónaco a Sebastián Fest tras su derrota ante el español, el 2 de diciembre de 2011, en Sevilla, por Copa Davis. Páginas 17-18.

SOBRE FEDERER
“Caos organizativo, filas eternas bajo el sol ardiente, un estadio inseguro, gritos insultos y una hora de demora para jugar dieron forma en la primera noche a un cóctel mareante que obligó a Federer a valerse de todo su carisma para salvar la exhibición con Del Potro. ‘Me sentí como en una cancha de fútbol’, dijo el hombre al que muchos consideran el mejor de todos los tiempos. Así, ya al filo de la medianoche, Federer salvaba con una sonrisa amplia y un comentario inteligentemente ambiguo unas horas que no olvidaría. Muchas cosas salieron mal en la noche de la primera presentación en Argentina del siete veces campeón de Wimbledon. Dio la impresión de que la ambición se les fue de las manos a los organizadores durante horas de desorden y tensión en las que fue una fortuna para ellos que Federer no entienda castellano. Porque alguien le habrá explicado que el partido con Del Potro empezó una hora tarde debido a un tablón del precario escenario provisorio de metal y madera que cedió con varias personas sentadas sobre él. Los espectadores ubicados allí huyeron presurosos de sus asientos para saturar las filas inferiores en un repleto estadio para 20.000 espectadores. Así, las condiciones de seguridad no estaban dadas. El estadio tampoco era exactamente cómodo: los 40.000 almohadones con la inscripción ‘Yo vi a Roger-Delpo’ nunca llegaron a Tigre”.
Parte de la descripción de la visita de Roger Federer a nuestro país, para jugar dos exhibiciones ante Del Potro, en 2012, en Tigre, provincia de Buenos Aires. Páginas 267 y 268.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditDigg thisFlattr the authorShare on StumbleUponShare on VKShare on YummlyBuffer this pageEmail this to someonePrint this page