SALVEMOS AL FÚTBOL TIENE SU LIBRO

Escrita por en Libros

La ONG Salvemos Al Fútbol tiene material de lectura propia. Se titula “10 años de lucha” y fue impulsado por Mónica Nizzardo y Mariano Bergés. Los acompañaron en este trabajo unos cuantos periodistas, entre los que me incluyo con una columna titulada Fútbol Violencia S.A., que se reproduce unas líneas más abajo.

El trabajo de Nizzardo y Bergés fue y es monumental. Pasaron miles de situaciones para lograr un fútbol sin violencia. Ella, por ejemplo, empezó sola con esta patriada cuando vio a barras de Atlanta hacer de las suyas en ese club, del que es hincha. Una vez enfrentó a Eduardo López, el ex presidente de Newell’s, donde jugaba de local: Rosario. La siguieron barras leprosos. Hoy puede contar la historia, por suerte.

De 320 páginas, el libro fue editado por Dunken y se puede conseguir en la sede de la editorial (Ayacucho 357) y en las librerias o escribiendo a librosalvemosalfutbol@gmail.com.

libro_safEl prólogo es de Ariel Scher. El comunicado de prensa de Salvemos al Fútbol adelanta algo de lo que él escribe: “Estas páginas duelen. Y no duelen ni un ratito ni un rato ni un poco más que un rato. Duelen fuerte, duelen desde el principio hasta el final, duelen para siempre. Y no sólo duelen fuerte, además, porque nos recuerdan muertes de gentes queribles. Duelen porque estas páginas cuentan muertes que son crímenes. Duelen porque son páginas que nos hablan del dolor que continúa al dolor”.

Los periodistas que colaboraron -entre quienes me cuento- son Gustavo Grabia, Gustavo Veiga, Néstor Espósito, Nicolás Balinotti, Leandro Vila, Roberto Parrottino, Julio Chiappetta, Ezequiel Scher, Carlos del Frade, Oscar Barnade, Alejandro Wall, Andrés Burgo, José Supera y Maximiliano Benozzi.

A continuación, el texto escrito por mí, como un adelanto de otros similares que podrán leerse en el libro.

Fútbol Violencia S. A.

El tipo alto, de barba y delgado se recuesta en su silla y con gesto altanero, que asemeja más a El Padrino que a un dirigente de un club de fútbol, se dispone a escuchar. Pero casi no escucha. Se produce, en cambio, el siguiente diálogo.

-Buenas tardes, mi nombre es Mónica Nizzardo, de Salvemos al Fútbol. A mí me consta que usted está violando el Artículo 23 del Estatuto de la institución, en donde dice que para ser directivo debe tener buena conducta y buenos antecedentes. Hay una condena en firme en la Justicia, del año 2003, que está en stand by, digamos: hay varios procesos judiciales más y también otros en la Justicia Federal, y ya está establecido que va a ir a Juicio Oral por evasión impositiva. ¿Cree que los socios no se sienten estafados cuando tienen un presidente así, que los representa, en una institución formadora de menores, en la que el ejemplo debería ser la mejor educación?

-Le voy a responder por partes, señora: usted tiene información equivocada. No tengo ninguna condena firme. Nunca he sido condenado por ningún delito.

-Yo tengo las pruebas para acreditarlo.

-Usted no tiene ninguna prueba, porque yo sé lo que le estoy diciendo.

-Yo también sé.

-No tengo ninguna condena firme. He sido investigado por juego, que es una falta, no un delito, y hay una diferencia importante entre falta y delito. Y es una falta que prescribió.

-¿Y la causa de la Justicia Federal de la AFIP?

-Hay causas en la Justicia Federal, denuncias hechas por opositores…

-Por ¡AFIP! ¡AFIP! Hay cuatro denuncias.

-…Manejadas por opositores. Sí, señora, hay denuncias hechas. Hemos logrado falta de mérito… hemos logrado…. Sí, señora, está a su disposición. Hemos logrado falta de mérito, en otras hemos sido procesados, estuvieron apeladas y siguen el curso de la apelación. No tengo ninguna causa elevada a juicio oral y es simplemente ir a la Mesa de Entrada del Tribunal y sacar un dictamen.

-Perfecto. Yo creo tener las pruebas, así que las dejo a disposición de la prensa.

El tipo alto, de barba y delgado, el que se recostaba en su silla, el del gesto altanero, se llama Eduardo López y es el presidente de Newell’s Old Boys. Del otro lado está la titular de Salvemos Al Fútbol, Mónica Nizardo. Esa charla aparece a los 70 minutos y 21 segundos del documental Fútbol Violencia S.A., dirigido por Pablo Tesoriere. Aquel episodio ocurrió el 24 de octubre de 2008. Ese día, SAF había presentado, a través del doctor Mariano Bergés, una denuncia por irregularidades en una Asamblea General Ordinaria de Socios, realizada en septiembre.

Paradójicamente, López era todavía el amo y señor del club, aunque desde entonces comenzó su decadencia. Hipotéticamente perpetuado en el poder y rodeado por una de las barras bravas más poderosas del país, manejaba Newell’s a su antojo. Los hinchas se quejaban por lo bajo pero en la práctica no lograban nada. Suena raro, pero López no salió bien parado de aquel enfrentamiento con Nizardo, por más que se había mostrado con cierto aire de suficiencia.

Lo rodeaban ese día el tristemente célebre ‘Pimpi’ Camino (sería asesinado el 19 de marzo de 2010), líder de aquella hinchada que sembraba terror en quienes se le oponían al presidente. Era aquel un ejército que se ubicaba en el estadio de manera estratégica para acallar a los que osaban la crítica. Para “hablar” con López, Nizzardo había tenido que soportar y sortear a un puñado de esos tipos duros y matones que se le ponían delante de la cámara y la empujaban para que se vaya del recinto.

Lo que no muestra el documental es lo que pasó después. Eso me lo cuenta Nizzardo: “Mi intervención fue un momento de tensión para quienes llevaban adelante la conferencia, por eso, luego de mi interrogatorio, sólo hicieron una pregunta más y la dieron por terminada. Y mientras guardaba la cámara en el estuche, siento una mano en el hombro y una voz que me dice por detrás ‘¿vos qué problema tenés conmigo?’ Levanto la cabeza y veo que es López, a quien le digo: ‘Con usted en particular ninguno, sino con el presidente de Newell’s’. Sonriendo me dice ‘es lo mismo’, a lo que respondo ‘no, no es lo mismo, yo no me dedico a denunciar a particulares sino que nuestra función desde Salvemos al Fútbol es defender el derecho de los socios de las instituciones deportivas’; y le hago referencia a la violencia que se vivía al respecto. Ahí me hace como un chiste: ‘No vas a decir que te pegué’. ‘Por supuesto que no, pero no puede negar el sistema organizado que existe para tal fin…’. Ahí una persona lo toma del brazo y se le pone a hablar y yo me fui para otro lado. No me resultó grato hablar con él”.

Y agrega: “A la salida fui perseguida y agredida verbalmente por tres integrantes de la barra: una mujer y dos hombres. Pasé un momento muy tenso, espantoso, porque no sabía hasta dónde podían avanzar, pero por suerte dos periodistas que apuraron su marcha para alcanzarme me subieron a un taxi y me sacaron del lugar. No recuerdo los nombres de estos periodistas, pero me conocían por mi pasado en Atlanta y las denuncias que había realizado. Cuando me preguntaron por qué fui sola a esa conferencia, les dije: ‘Estamos en democracia y tengo que demostrar que puedo preguntar libremente’. Yo no sentía que era una kamikaze, como me dijeron, sino que buscaba desactivar la sensación de que ‘en Rosario no se puede hablar mal de López y caminar tranquila por la calle’. A pesar del momento horrendo que había vivido, lo había logrado y eso me alegraba”.

Más allá de esa persecución que no aparece en el documental, a Fútbol Violencia S.A. le alcanza para mostrar la realidad de un deporte con un entorno violento. Este trabajo que, como integrante de Salvemos al Fútbol, Tesoriere presentó en 2009 en el Congreso de la Nación tuvo un precedente, también suyo: Puerta 12. Ambas son joyitas que reflejan la violencia en el fútbol de ayer y de hoy.

Tesoriere me cuenta que realizar Fútbol Violencia S.A. le llevó más de tres años. Aún hoy le es imposible calcular cuánto dinero tuvo que poner de su bolsillo. “Plata que me ingresaba por otro lado, iba a parar al documental”, dice. El film fue pensado y puesto en marcha casi de manera paralela. Se le ocurrió mientras editaba Puerta 12, en el que se recuerda lo ocurrido en el trágico River-Boca disputado en el Monumental el 23 de junio de 1968. Aquella tarde murieron 71 personas. Aún hoy es uno de los mayores desastres no naturales ocurridos en el país. Nunca se supo qué pasó. Tampoco hubo responsables para la Justicia. Para poner manos a la obra con Fútbol Violencia S.A. bastó que se juntaran Tesoriere y Nizzardo. Se conocieron cuando ella presentaba el documental sobre Atlanta, “Siglo Bohemio”, y él definía detalles de Puerta 12. “Creo que el cine y las imágenes transmiten, muchas veces, más que las palabras. Pudimos hacer jornadas, charlas, crear conciencia, aportar socialmente”, reflexiona Nizzardo.

“Necesitaba hacer un trabajo para contar que lo que había pasado hace más de 40 años ocurre en la actualidad en cuanto a la violencia, la negligencia y la corrupción que rodea el fútbol en nuestro país. Conocí a Mónica Nizzardo en un Festival de Cine, presentando yo Puerta 12, y decidimos darle más fuerza a la creación de Fútbol Violencia S.A.”, complementa Tesoriere. Después se sumaron otras manos y cabezas: Fútbol Violencia S.A. es también la cámara y fotografía de Ariel Spangenthal; los montajes de Patricio Fazio; el arte de Jam Monti; la edición de Patricio Fazio y Julia Fisicaro; el diseño de sonido y la musicalización de Diego Luna y Diego Rodríguez Vicsiglio; y la gráfica del Estudio Mitelman-Capasso.

Y hay una gran participación de entrevistados. Cada uno habló de esta pasión que va más allá de los límites razonables. En el trabajo aparecen Víctor Hugo Morales (“ir a un baño en los estadios de fútbol es violento”, grafica), Enrique Macaya Márquez, el escritor uruguayo Eduardo Galeano (“el fútbol es un espejo del mundo. Y el mundo es violento. Transpira violencia por todos los poros”, opina). Además aparecen –entre otros- Daniel Rofman (presidente de la filial ‘Tata Martino’ de Newell’s en Capital Federal); los periodistas Gustavo Veiga, Juan Pablo Varsky, Gustavo López, Sergio Levinsky  y Orlando Barone; el ex presidente del COPROSEDE Mario Gallina; el desaparecido escritor Roberto Fontanarrosa; el ex presidente de Vélez Raúl Gámez; el ex árbitro Ángel Sánchez; el ex gobernador Felipe Solá; el sociólogo Pablo Alabarces; el ex juez e integrante de Salvemos al Fútbol Mariano Bergés; la presidente de FAVIFA Liliana García (su hijo fue asesinado en el 95, en un partido del seleccionado en la Copa América, en Uruguay: ningún barra argentino que participó en ese crimen fue condenado); Nora Rousoulis (madre también de una víctima de Los Borrachos del Tablón); y Horacio Cejas, Daniel Souto y Norma Roldán (sus hijos también fueron víctimas de la violencia en las canchas).

A estas entrevistas se le agregaron imágenes de archivo que el propio Tesoriere tuvo que buscar casi por los rincones y otras que filmó junto a su equipo. Por suerte aparecieron colegas que prestaron lo que tenían y el COPROSEDE cedió lo registrado por las cámaras de seguridad.

A Tesoriere le hubiese gustado entrevistar al entonces presidente de la AFA, Julio Grondona. Pero no pudo ser. “Le hubiera hecho todas las preguntas que se plantean en el documental. Muy pocas veces se lo ha entrevistado libremente y me hubiese gustado hacerlo. Fue el gran responsable de la situación que se vive en el fútbol y hubiese sido necesario que por una vez en la vida dé la cara…“. Y después: “Me gustaría entrevistar a directivos del fútbol para que den la cara. Que acepten que negocian con el gobierno, con políticos y con barras”, anhela Tesoriere. Y luego: “Además me hubiese gustado hablar con barras…. Fue muy complicado. Si brindan una entrevista no dicen la verdad… Usan a los medios para hacerse famosos pero no aceptan que son barras y no hablan de sus delitos”.

Pero lejos del lamento, Tesoriere destaca que este film le permitió: “Conocer a personas maravillosas, como los familiares de las víctimas del fútbol… A muchos de ellos ya los considero familia y amigos. Por otro lado, cuando se hace un debate intenso en torno al documental, me genera satisfacción. Quiere decir que el documental funciona. Tanto Puerta 12 como Fútbol Violencia S.A. me ayudaron a crecer como persona y militar junto a familiares que buscan justicia”.

Fútbol Violencia S.A. tuvo buen reconocimiento. Recorrió el país para participar en presentaciones oficiales y diversos festivales de cine. También fue vista en Latinoamérica. Recibió declaración de Interés Legislativo por la Honorable Cámara de Diputados de la Nación; de Interés Cultural y Deportivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; de Interés Provincial, Legislativo y Cultural por el Senado Bonaerense; de Interés Municipal en Morón; de Interés Legislativo por la Legislatura de la Provincia de Córdoba. Y también fue seleccionada en el 11er. Festival Internacional de Derechos Humanos DERHUMALC 2009; en el 16to. Festival Latinoamericano de Video Rosario 2009; en la 12da. Muestra de Cine Nacional Lucas Demare de Olavarría 2009; en el 7mo. Festival Internacional de Cine y Video Latinoamericano de Buenos Aires 2009 y en el 3er. Festival Internacional de Cine Independiente de Villa Leyva, Colombia, en 2009. Y hubo más: recorrió distintas cárceles del país y colegios secundarios. La falta de presupuesto y el desinterés de funcionarios impidieron que otros presos y estudiantes se sumen a la lista de espectadores.

Otros que pudieron verlo fueron los asistentes al prestigioso encuentro deportivo Play The Game 2011, realizado en Alemania. Fútbol Violencia S.A. fue exhibido ante los cientos de periodistas y referentes del deporte y la cultura como un ejemplo de lo que ocurre en nuestras canchas.

Para Tesoriere hay, entre varios puntos, uno para destacar respecto del aporte social de su documental: “Que los familiares de las víctimas puedan contar su dolor y que se haga real el problema. A cualquiera nos puede pasar. También invita al debate y a la reflexión. El documental funciona muy bien en debates sociales”, aclara. Sin embargo, hay temas que también hacen ruido en el fútbol y que a su criterio podrían reflejarse en un nuevo trabajo, tal como un complemento. De concretarlo, profundizaría en las cuestiones judiciales, en aquellas causas estancadas y que nunca se resuelven y que posiblemente jamás se resolverán. Y en otro tema: ¿qué pasa con la corrupción en la compra-venta de pases de jugadores?

Fútbol Violencia S.A. hoy

“Dentro de tanta porquería, hay una llama de esperanza. Si los hinchas nos juntamos y tiramos para el mismo lado, por ahí podemos vencer. Es muy difícil pero no imposible. De todos modos, hoy en día es fácil darse cuenta de que todo sigue igual de podrido”, me dice Tesoriere cuando le pregunto qué le dejó este documental.

Ahora que Fútbol Violencia S.A. se exhibe en distintos ámbitos, Nizzardo insiste con la idea de crear conciencia sobre la problemática de la violencia en el fútbol: “Este trabajo sirve para eso. Creo que hay que seguir machacando a nivel social. Que cada uno pueda contribuir para detener esto que pasa en las canchas. Si alguien ve un delito, que se denuncie. Que se diga en las asambleas, donde sea. No hace falta sumarse a Salvemos Al Fútbol para cambiar la cosa”. Y explica: “En escuelas de periodismo, por ejemplo, no hay educación cívica. Hay muchos estudiantes de periodismo que no saben cuál es la diferencia entre un hincha y un socio. Muchas veces se hacen notas y se confunde la palabra socio con hincha. Está bueno que cualquiera que tenga inquietudes pueda conseguir este documental para verlo y tomar conciencia”.

No hay dudas de que, aunque no en forma masiva, cualquiera que haya visto este trabajo de Tesoriere y Nizzardo (sus cabezas más destacadas) tomará aunque sea una mínima conciencia de lo que ocurre con la desidia dirigencial, con el dolor de aquellos que perdieron un familiar que sólo fue a ver un partido de fútbol o con la impunidad de los barrabravas, siempre utilizados como mano de obra para diversos fines.

“Este documental sirvió para aproximar a la gente a lo que pasa en los estadios y para que se sepa lo que falta para mejorar, para educarse. Para nosotros, la mejor educación es el ejemplo. Si no tenemos referentes adultos, poco podemos hacer por nuestras criaturas. Lamentablemente hoy tenemos pocos referentes, o todo lo contrario”, protesta Nizzardo mientras hablamos del fútbol como pasión y problemática social a la vez.

El punto en el que no pudo calar profundo aún Fútbol Violencia S.A. es el estatal. Los gobiernos no impulsan este material como una suerte de inicio para la toma de conciencia. Difundir este ‘oro en polvo’ que representa el trabajo es una oportunidad que no debería dejarse pasar. El material está; lo que falta es darle difusión para que se conozca y entienda acerca de esta problemática y sus consecuencias.

Desde Salvemos al Fútbol se realizó una prueba piloto con la Municipalidad de Morón, en 2007. Consistía en difundir en las escuelas municipales lo que pasa con la violencia en este deporte. Pero el plan no tuvo en cuenta –una vez más- la cuestión monetaria. “Lamentablemente no pudimos seguir porque jamás recibimos un centavo ni para la movilidad. Salvemos Al Fútbol no tiene sponsors ni subsidios. Ponemos plata de nuestros bolsillos”, me explica Nizardo.

“Es importante señalar que los talleres de sensibilización y compromiso de Salvemos Al Fútbol, que contienen Puerta 12 y Fútbol Violencia S.A., fueron declarados de interés educactivo por el ministerio de Educación de la Nación. Esto es importante porque se reconoce que hay una problemática y que hay un material importante para crear conciencia. Por eso insistimos para que este documental sea entregado a las escuelas, donde debería haber una proyección y un debate entre alumnos y padres. Pero no pasa”, lamenta Nizzardo.

La pelota seguirá girando a los ojos de los espectadores. Mientras, la bomba de tiempo que puede estallar cada fin de semana continuará latente, a la espera de una nueva víctima. Para tomar conciencia de eso sirve Fútbol Violencia S.A. No es poco.

 

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditDigg thisFlattr the authorShare on StumbleUponShare on VKShare on YummlyBuffer this pageEmail this to someonePrint this page