Marcelo Bielsa tiene su biografía

Escrita por en Libros

Editorial Sudamericana lanzó “La vida por el fútbol – Marcelo Bielsa, el último romántico”, escrito por Román Iucht.

Los cinco mil ejemplares que lanzó a la venta Editorial Sudamericana el 1 de noviembre de “La vida por el fútbol – Marcelo Bielsa, el último romántico”, escrito por el periodista Román Iucht, se agotaron diez días después. Coincidió ese lanzamiento con su renuncia como director técnico del seleccionado chileno. Pero, claro, el libro no se agotó por ese motivo. Mucho peso tuvo el interés que genera el Bielsa personaje.

Otro dato no menor respecto de la publicación de este trabajo de 367 páginas que describen al entrenador tiene que ver con que, liberado de Chile –su contrato vence en enero-, se lo mencionaba como candidato a dirigir a River o a Boca. A Daniel Passarella, presidente millonario, le dijo que no quería ser el sucesor del despedido Ángel Cappa; su novela boquense no se resolvió y mientras el tema siga así se convertirá en la comidilla del periodismo deportivo que aguarda a ver qué pasa con Claudio Borghi.

En definitiva, sobran por estos días motivos para hablar de Bielsa y, sobre todo, para conocerlo.
Hay algunas joyas que no pueden minimizarse, como fotos en las que se ve a un Bielsa poco conocido: de camisa, saco y con pelo largo en sus años juveniles en una; juntos a sus hermanos Rafael y María Eugenia cuando era muy pequeño, en otra. Llama la atención también aquella en la que intenta ganarle una pelota a Alejandro Sabella. Uno lleva la camiseta de Newell’s y el otro, la de River.El libro se compone de mucho archivo y de opiniones de jugadores, dirigentes u otros allegados al Loco rosarino. Acá uno vuelve a lamentar porque Bielsa reniega de algunas entrevistas personales.

Las anécdotas que se relatan sirven para describir a un verdadero personaje ya no del fútbol argentino sino de todo el mundo. Si bien su máxima experiencia internacional tuvo que ver con el cambio que logró en el fútbol chileno (el seleccionado quedó eliminado del Mundial de Sudáfrica tras perder con Brasil), hay otros países –México, por ejemplo- en los que también dejó su huella.

Tampoco deben desestimarse dos prologuistas de lujo: el periodista Ezequiel Fernández Moores y el escritor Eduardo Sacheri.

“Su libro es un homenaje al trabajo de Bielsa. A su decencia. A su compromiso con el fútbol”, escribe Moores; “En este libro, las únicas páginas prescindibles son este prólogo. Las demás, las que ha escrito Román Iucht contando la vida de Marcelo Bielsa, les aseguro que son absolutamente deseables y necesarias”, magnifica Sacheri.

Más allá de recorrer su vida, hay anécdotas que pintas de cuerpo entero la personalidad y la pasión con que Bielsa se toma este deporte. Una de ellas es la que se cuenta en la página 90, cuando describe un desopilante relato que mantiene con Fernando Gamboa en una concentración de Newell’s. Palabras más, palabras menos, el entonces

entrenador le confiesa que sería capaz de cortarse un dedo con tal de ganarle un clásico a Central. Ante el asombro del entonces defensor, Bielsa suelta un “¡Me parece que vos no entendés un carajo de qué se trata todo esto!”.

La otra, más seria, lo pinta en su forma de proceder en la vida. Tras una discusión que terminó con José Luis Chilavert fuera del plantel de Vélez, donde dirigía entonces, al presidente del club por ese entonces, Raúl Gámez, le dice. “Si yo le cuento lo que pasó le voy a dar una visión parcial de los hechos y no quiero condicionarlo. Prefiero que cuando vuelva se informe con distintas fuentes y saque sus propias conclusiones”.

Los fanáticos futboleros y los de Bielsa en especial encontrarán en estas páginas unos cuantos motivos para tirarse en un sillón y viajar, palabras mediante, al pasado de uno de los personajes más emblemáticos de nuestro fútbol.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditDigg thisFlattr the authorShare on StumbleUponShare on VKShare on YummlyBuffer this pageEmail this to someonePrint this page