Maradona

Escrita por en Notas

Tomás Abraham (citado del libro La palabra hecha pelota, de Alejandro Duchini – Editorial Galerna)

Uno va cambiando con Maradona. Lo vi debutar. Está en mi currículum: en el año 76 fui a la cancha de Argentinos Juniors a ver aquel partido contra Talleres. Entró en el segundo tiempo, con 15 años. Fue su debut. Ganó Talleres 1 a 0. Y yo, que no tenía nada que hacer, porque una mujer me había echado de casa, me fui a La Paternal. ¡Fui a La Paternal con la mochila, con mi ropa! Y entró este melenudo. Me acuerdo de que los hinchas de Argentinos comentaban que era uno de los que hacían jueguitos en el entretiempo. Me llamó la atención su potencia, siendo tan chico, un pibe de 15 años fuerte. Que picaba.

No podés pensar igual de Maradona durante toda esta trayectoria. Creo que ya Maradona tiene una historia, una biografía. Es transparente. Es un tipo muy jugado. Ya no es un jugador. ¡Es jugado! Maradona está jugado. ¡Vive en Dubai! ¿Qué quiere decir todo eso? Vive en Dubai y le hace un juicio a Rocío Oliva desde ese país. Es un tipo interesante, complejo, que se peleó con todo el mundo. Así que parece un personaje anarco, un héroe anarquista. En este momento tengo mucho aprecio por él. Es un tipo desprotegido, que además tuvo la suerte de no morirse aunque mucha gente se lo pedía para hacer de él un mártir, como Gardel, y no se murió. ¿Te imaginás si se hubiera muerto cuando le pasó aquello del corazón? Hubiera sido Gardel. La Avenida 9 de Julio llevaría su nombre. Pero es una bestia. Siguió. Vivió años en Cuba. ¿Qué mierda hizo en La Habana? Vivía con Coppola. Jugadísimo. Pasó por la cocaína. Brilló en el Napoli. Fue el mejor jugador del mundo. Hasta llegó a director técnico de la Selección. Un desastre fue aquel partido con Alemania. No pensó nada, el tipo. Fue director técnico de Mandiyú y de Racing.

Maradona no es un genio, pero es genial. Y cada vez siento más simpatía por él y menos por Messi. Pero no lo voy a comparar con Maradona. Una vez me preguntaron por Maradona y dije que “juega casi tan bien como Messi”. Odio a los que no permiten que nazca gente, porque viven del pasado. Eso es muy porteño. “Nadie canta como Gardel”. “Nadie juega como Maradona”. “El mejor River fue el de la Máquina”. “Antes se jugaba así y ahora mirá”. Eso es del típico envidioso que no quiere que nazca nadie. “Después de mí, el diluvio”, parece. Pero Maradona es algo totalmente distinto a cualquiera. Ni siquiera es Corbatta o Houseman, talentosos que no pudieron evitar vivir en la marginalidad, que tomaban, que no pudieron salir de la villa o terminaron viviendo en un vestuario de Racing. Estos héroes trágicos. Maradona ni siquiera es eso, superó al héroe trágico. Es un héroe shakesperiano, un loco. Cualquier cosa, hace. ¿Qué hace en Dubai? ¿De qué labura? Hasta el gobierno argentino lo nombró embajador sin cartera. Tiene hijos, no tiene hijos. Llega a Ezeiza y le da una patada en el culo a un periodista. Es paranoico, psicópata. Y como todo paranoico dice cosas que son ciertas. Se saca la foto con Chávez, tiene la foto del Che Guevara…

Me acuerdo cuando dijo que votaba a Macri. Diego es transparente. Sale a la palestra y se pone en pelotas, dice cualquier cosa, después retruca contra sí mismo. Parece Nietzsche: discute consigo mismo. Dice que lo cagó Mancuso, que lo cagó el otro, que va a reventar a Rocío Oliva. ¡Es transparente! Sabés que es un psicópata perdido, pero al mismo tiempo es transparente, ingenuo. Va en bandeja. Lo cagan. Lo cagó el Nápoli. Lo cagó la FIFA. Se droga. Después va a jugar y sale lo del doping. Está más allá del bien y del mal, ¿no? Se ha convertido en alguien interesante. Además es destructivo, pero al final su vida la conservó. Andá a saber si en una de ésas llega a viejo. Tan joven no es… Este tipo, de los 15 años a los 50 y algo, ¿qué no hizo? ¿Qué no hizo?”.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditDigg thisFlattr the authorShare on StumbleUponShare on VKShare on YummlyBuffer this pageEmail this to someonePrint this page