LOS QUE ESTUVIERON DE VERDAD EN EL DEBUT DE DIEGO

Escrita por en Notas

Por Alejandro Duchini

Si como dice Miguel Ángel Bertolotto, el periodista que el 20 de octubre de 1976 cubrió para Clarín el debut de Diego Maradona en Primera (Argentinos 0 – Talleres 1), asistieron oficialmente 7.737 personas a la cancha de La Paternal, ¿cómo es posible que hoy sean cada vez más los que dicen haber ido? Para reivindicar a quienes sí fueron, a continuación van tres testigos directos de aquel miércoles a la tarde.

Tomás Abraham, filósofo y escritor (Testimonio para el libro La Palabra Hecha Pelota -Galerna-)

“Uno va cambiando con Maradona. Lo vi debutar. Está en mi currículum: en el año 76 fui a la cancha de Argentinos Juniors a ver aquel partido contra Talleres. Entró en el segundo tiempo, con 15 años. Fue su debut. Ganó Talleres 1 a 0. Y yo, que no tenía nada que hacer porque estaba de mudanza, me fui a La Paternal. ¡Fui a La Paternal con la mochila, con mi ropa! Y entró este melenudo. Me acuerdo de que los hinchas de Argentinos comentaban que era uno de los que hacían jueguitos en el entretiempo. Me llamó la atención su potencia, siendo tan chico, un pibe de 15 años fuerte. Que picaba”.

Miguel Ángel Bertolotto, actual editor de Deportes de Clarín (charla con el autor de esta nota)

“Lo que recuerdo, sin necesidad de bucear en mi archivo, son dos cosas puntuales. Primero, el fantástico caño a Juan Domingo Cabrera, un volante por derecha y referente de aquel poderoso Talleres de Córdoba. Diego, que había entrado para jugar el segundo tiempo (reemplazó a Rubén Giacobetti), la recibió de espaldas y, como si tuviese ojos en la nuca o hubiese divisado la chequera del Chacho, giró, amagó y la tocó suavemente entre las piernas de Cabrera. La gente estalló con un prolongado “ooooole”, obviamente el primero que escuchó Diego en Primera División. Lo segundo que me viene a la mente es la figura de Diego en aquel pequeño vestuario de la cancha de Argentinos. En aquellos tiempos, los periodistas podíamos entrar a los vestuarios mientras los jugadores salìan de las duchas o terminaban de cambiarse. “Dentro de diez días, el 30, cumplo 16 años”, me dijo Diego para presentarse. Estaba sentado en un banco de madera, en el rincón más lejano, tapándose con una toalla blanca y con los rulos mojados porque recién había salido de bañarse. Lanzó un par de frase más, muy cortas y a media voz, y pidió disculpas porque tenía que vestirse. Me dio la mano para despedirse.

“En el comentario que hice en Clarín escribí que ‘La entrada del chico Maradona le dio más movilidad al ataque (de Argentinos)’. Y agregué: ‘Pero Maradona, un gran habilidoso, no tuvo con quién tocar. Sus intentos generalmente terminaron chocando contra la férrea marca de Talleres’.

“Sobre Maradona antes de ese debut, lo que conocía -o mejor dicho, lo que había escuchado- es lo que decían los seguidores de Los Cebollitas, que siempre insistían con ‘¿cuándo van a poner al pibito en Primera?’ El técnico de la Primera, Juan Carlos Montes, no lo había visto jugar en la Séptima pero sí había pedido -ante tanta insistencia de los que conocían a fondo las Inferiores- que se lo llevaran a una práctica con el plantel superior. Ahí, Montes se dio cuenta de que Diego era un jugador diferente. Y lo puso en el banco de suplentes”.

“Según los números que se publicaron en ese tiempo, aquel partido entre Argentinos y Talleres lo vieron 7.737 personas. Después, con los años, hay tanta gente que dice que estuvo presente que debería haberse jugado en tres Maracaná juntos…”.

“Una anécdota personal y laboral al mismo tiempo. En esos años, en la Sección Deportes de Clarín los colaboradores no firmaban sus notas. Yo había entrado dos años antes al diario (en agosto del 74), pero seguía sin firmar. Por eso, el comentario del debut de Maradona no lleva mi firma”.

Ariel Scher, periodista y escritor (Testimonio para el libro La Palabra Hecha Pelota -Galerna-)

“Me fascinaban los jugadores de Talleres de Córdoba que estuvieron en el partido contra Argentinos Juniors, el día del debut de Maradona. De casualidad, ese día estuve en la cancha, porque en aquellos tiempos del secundario yo iba mucho a ver partidos con tres compañeros. Y esa vez fuimos”.

“Ya somos millones los que vimos el debut de Maradona ante Talleres. A ese partido fui con Mario y con el Beto Naftali, que cursaban segundo año conmigo, en el Nacional 19, de Devoto. Cada tanto me cruzo con el Beto, que es médico, y recordamos aquella tarde para estar seguros de que estuvimos”.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditDigg thisFlattr the authorShare on StumbleUponShare on VKShare on YummlyBuffer this pageEmail this to someonePrint this page