LA PALABRA HECHA PELOTA, SEGÚN WALTER VARGAS

Escrita por en Libros

Por Walter Vargas

Alejandro Duchini consta en el mundo de los curiosos. Pero no es cualquier curioso. Nada más lejos de Duchini que portar la insaciable sed de quien acumula objetos sin ton ni son. Duchini es un curioso orientado, formado, conceptual, igual de perfilado en sus inquietudes como de advertido de las inquietudes de sus eventuales lectores. Por ejemplo, los lectores de La palabra hecha pelota, un libro que comprende 14 entrevistas a personajes de oficios variopintos que comparten un mayúsculo interés por el fútbol: Hernán Casciari, Tomás Abraham, John Carlin, Julio Frydenberg, Osvaldo Bayer, Pablo Alabarces, Teté Coustarot, Mónica Santino, Eduardo Sacheri, Ariel Scher, Juan Sasturain, La Mona Jiménez, Horacio Elizondo y Miguel Rep.

Acaso Santino sea quien tenga un menor grado de notoriedad, pero no una menor autoridad y profundidad para analizar el futbol como anclaje cultural en la Argentina en general y en particular entre las mujeres. Es una devota hincha de Vélez, fue jugadora y dirige un equipo femenino en la Villa 31. Si se la refiere es por la originalidad de sus observaciones en tiempos de un masivo acercamiento de las mujeres al corazón del fútbol mismo, indicador que también por cierto enriquece Teté Coustarot a la hora de evocar los orígenes de su devoción por Boca y una fidelidad que rechaza interferencias.

Pero cada quien alimenta un fuego que igual se vale de las respuestas y de las conjeturas que de las francas perplejidades. Alabarces, por caso, sostiene que uno de los mayores problemas que afrontan los investigadores es que nadie sabe qué es un hincha. Abraham, a su vez, postula que hay dos tipos de hinchas: “el triunfalista, que es un idiota, y el que sufre”. El periodista Carlin, un británico que vivió en Buenos Aires y hasta se hizo seguidor de Excursionistas, afirma que en ningún lugar del planeta el fútbol se vive con el fervor de la Argentina e Inglaterra. El historiador Frydenberg nos recuerda una verdad que a menudo olvidamos: que el futbol es esencialmente un fenómeno multiclasista.

¿Dónde residen los méritos de Duchini? Amén de la elección de los personajes, un vital elemento, en el clima de confianza que promueve con cada entrevistado y en el bien sazonado plato de su corpus periodístico y de su propia condición de futbolero. He ahí la fragua de un libro capaz de cumplir con lo prometido: jugar a pensar el fútbol y hacer goles de todos los colores.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditDigg thisFlattr the authorShare on StumbleUponShare on VKShare on YummlyBuffer this pageEmail this to someonePrint this page