CRÓNICA DE LA VIDA DE TEVEZ

Escrita por en Libros

“Carlos Alberto Martínez recibió el apellido de su madre, Fabiana. La misma situación que habían vivido Juan y Patricia, sus dos hermanos de sangre. El padre, Juan Alberto Cabral, no quiso reconocerlos, y nunca entabló relación con sus hijos. Por eso, cuando a los 5 años Carlitos recibió la noticia de la muerte de Cabral, no se inmutó y siguió jugando a la pelota con amigos. Ni siquiera lo sorprendió la manera en que había fallecido: víctima de 23 balazos policiales, luego de un intento fallido por robar una cafetería. Con Fabiana tampoco le fue bien. Su madre biológica decidió darlo en adopción cuando Carlos tenía tan sólo 6 meses. Se lo dio a su hermana, Adriana Noemí, que vivía con ellos. En un hogar donde gobernaba la simpleza, esa decisión se tomó sin demasiados cuestionamientos. Adriana todavía no tenía hijos -luego llegarían cuatro-, pero con su marido había aprendido a cuidar niños ocupándose de sus sobrinos. Ese señor, la pareja de Adriana, se llamaba Segundo Raimundo Tevez, y es el hombre a quien Carlitos aprendió a llamar ‘papá’”.

Este párrafo está al comienzo del libro Volvió Carlitos – el jugador del pueblo, que editorial Atlántida publicó hace algunas semanas. Fue poco antes de que el equipo del Vasco Rodolfo Arruabarrena se consagrara campeón del torneo y de la polémica Copa Argentina. Los textos son de Nicolás Coppa y la coordinación autoral de Juan Pedro Reca. Son 116 páginas divididas en diez capítulos.

En ellas se recorre, de manera cronológica, la vida de uno de los máximos ídolos de la historia de Boca. Va desde su durísima infancia hasta su regreso al club. Los primeros partidos con los pies desnudos, el “accidente doméstico que casi termina con su vida” y que le provocó cicatrices que aún tiene, el debut en el xeneize, su llegada al fútbol brasileño y al europeo después. No falta nada. Tampoco el recuerdo de sus visitas al programa de Susana Giménez. Su paso por el Vaticano y su idolatría por Carlos La Mona Jiménez también aparecen. Sus hijos. La Familia: esposa, hijos. Romances. Y aquella escena que hoy todavía causa vergüenza ajena cuando se produjo aquel recordado diálogo tras saberse de su romance con la modelo Natalia Fassi, en 2004, cuando ella tenía 27 y él 20. Se lee:

“Los entrenamientos de Boca comenzaron a verse invadidos por fotógrafos y periodistas dedicados a la farándula y el espectáculo. Incluso los noticieros mandaban móviles para poder tener la palabra de Carlitos. Uno de ellos quedó guardado en el archivo, y sirve como resumen para recordar lo que se decía y lo que Tevez tenía para decir al respecto. De un lado, Enrique Llamas de Madariaga, en ese entonces conductor del servicio informativo de América. Del otro lado, Carlitos. Llamas presenta la nota, y en su primera pregunta dispara:

-Vos no sos tan lindo, ¿no es cierto? Decime una cosa… ¿Cómo hiciste para conseguir una novia tan linda?

-No hace falta ser lindo, papá… Es lo que uno tiene adentro, en el corazón. Eso es lo que enamora a una mujer.

-Pero me parece muy bien…

-¿Te va mal a vos, ‘mostro’?

-No, ja ja.

Volvió Carlitos no es un libro de opiniones ni análisis. Tampoco hay declaraciones exclusivas por parte del jugador. Es, en todo caso, una crónica que sirve para conocer los momentos más importantes de la vida de quien volvió para ser campeón -nada más y nada menos- que con Boca.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditDigg thisFlattr the authorShare on StumbleUponShare on VKShare on YummlyBuffer this pageEmail this to someonePrint this page