Cómicos, tiranos y leyendas

Escrita por en Libros

Este es el título del libro que acaba de publicar Editorial Planeta con textos de Osvaldo Soriano que fueron seleccionados por Ángel Berlanga. Son 41 artículos que a los fanáticos suyos nos hace sentir que está vivo.

Lo bueno de un material así es que, a falta ya para siempre de sus novelas, aparecen lecturas que nos recrean su escritura y nos hacen sentir lo bueno que fue Soriano ante el teclado. Fue un grande del relato y su ausencia no se pudo ni se podrá reemplazar. Fallecido en el verano del 97 –tal vez en su mejor momento de popularidad- dejó una marca increíble entre los amantes de la buena literatura, de las historias futboleras y de los personajes masivos.

Hace unos cuantos años ya, cuando yo trabajaba como editor de Deportes en Infobae.com, escribí este texto para recordarlo. Intenté aquella vez explicar lo que me pasaba con sus historias y su falta. Si en aquel entonces sentía algo de tristeza a los diez años de su fallecimiento, hoy siento que –como contrapartida- la aparición de un nuevo libro de él se me antoja una buena noticia.

Comicos,  tiranos y leyendas - Osvaldo SorianoEstos artículos refieren a un tiempo que tiende a desdibujarse; muestran una época en la que se podía hacer periodismo magistralmente escrito. Hoy, cuando la urgencia tapa todo y obliga al texto corto, apenas nos debemos conformar con tipos que se dicen parte de un boom de la crónica latinoamericana y se jactan de ser los genios que no son. Por eso está bueno volver a Soriano. Porque así uno se da cuenta de que no todo es lo mismo.

Les recomiendo todos los textos, pero entre ellos el de “Pelé, empresario y banquero…”. O el comentario sobre el libro de Jorge Santoro “Literatura de la pelota”. Ni que hablar de los de Alí, Tyson y Locche. O el de Olmedo, con motivo de su muerte, publicado en Página 12: “Nunca se sabrá si estaba divirtiéndose antes de la última voltereta, pero al fin y al cabo fue coherente con su vida despreocupada: matarse de esa manera tiene algo de ridículo y desopilante, como todo lo suyo. Es un broche maestro para alguien que mezclaba todos los roles de la existencia con un talento inmenso”, escribió. El de Tato Bores también es genial, como los que habla de Cortázar.

Hay que leerlo. No sólo para sentir que tal vez Soriano esté un poco menos muerto, sino también para saber cómo era aquella argentina ochentosa. Por eso desde este portal aplaudimos la idea de republicar textos del Gordo, como le decían sus amigos.

Si es cierto aquello de que los libros no muerden, también lo es, en casos como éstos, que hay libros para devorar. Hagan la prueba. No se van a arrepentir.

Por Alejandro Duchini

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditDigg thisFlattr the authorShare on StumbleUponShare on VKShare on YummlyBuffer this pageEmail this to someonePrint this page