Libros y Pelotas

BIANCHI TIENE ESTATUA

Escrita por en Columnistas, Destacadas, Notas

Guillermo Tagliaferri es un gran periodista de Clarín e hincha de Vélez. Es, también, un amigo de la casa. En un café me contó que iban a inaugurar una estatua en homenaje a Bianchi. Ante mi tímido pedido de que escriba algo para Libros y Pelotas me respondió con entusiasmo. Esa respuesta son las líneas que siguen. Por Guillermo Tagliaferri Imagen, gentileza Subcomisión del Hincha de Vélez. El ídolo de carne y hueso observa, emocionando y conmovido, a su réplica de resina plástica de 2,30 metros de altura y más…Leer más

River está de vuelta: qué ganas de llorar

Escrita por en Columnistas, Notas

Por Javier Álvarez River volvió a dar la vuelta, levantó la Copa, alcanzó la cima continental. La lluvia le dio un tono de épica a lo que fue la noche de coronación -más que de un torneo- de una manera de pensar el fútbol, de circular la pelota en el verde césped. Gallardo, el hombre al que pocos tenían en agenda hace un año y pico, hizo que River recuperara la mística de tirar un taco, dar un pase magistral y colar la pelota en el arco contrario con una…Leer más

Valores invertidos

Escrita por en Columnistas, Notas

Extrañamente, en el fútbol argentino, los valores se invierten. Quizá como en ningún otro ámbito de nuestra vida cotidiana, en el deporte más popular, lo malo se convierte en bueno, lo repudiable en digno del aplauso y así. Aunque cueste creerlo, el piola, el más vivo, el que la tiene más grande es aquel que se jacta de ello. Y si esto tuviéramos que explicárselo a algún extranjero que esté de paso por nuestros pagos, se nos complicaría el asunto hasta quedar haciendo un triste papel. “Soy el técnico más…Leer más

“Japi hour” de Moyano

Escrita por en Columnistas

Por Alejandro Perandones El lado erótico de la manifestación El miércoles 27 de junio el centro porteño vivió de manera diferente. No es mi objetivo precisar los desvíos de los transportes, los cortes de calles y la actividad trastocada. Tampoco me voy a enredar en la estimación de los asistentes a la movilización convocada por el líder de los muchachos del camión ni, mucho menos, en analizar sus motivaciones –las explícitas y las reales. Por esta vez, solo se trata de una mirada sobre el efecto del desembarco articulado de…Leer más

Hasta siempre Juan

Escrita por en Columnistas

El temple y las virtudes quedaron dando vueltas y vueltas frente al micrófono. Como perdidos. Como nostálgicos. Sin entender por qué te fuiste, querido Beto. El sonido se hizo silencio cuando la noticia de tu partida inundó los medios, y el respeto de tus fieles se aferró a la calidez de tu mágica voz. La sensatez pura, inteligente y optimista que te inundó ya siente una profunda soledad. El silencio se tornó atroz y el eter se confundió en una espesa oscuridad. Las lágrimas, las lagrimas querido Beto, llevaron a…Leer más

Cautivos

Escrita por en Columnistas

Los años y no las escuelas enseñan que las buenas preguntas sólo existen en el periodismo cuando generan un problema en las respuestas. Este teorema de don nadie es acaso una parábola de la situación en la que me encontré al momento de aceptar el ofrecimiento de mi amigo Alejandro Duchini: escribir acerca de por qué me hice periodista. Si pudiera establecer un orden cronológico haría bien en sospechar que la pasión se gesta en la infancia o no se tendrá jamás (también de excepciones viven las leyes, claro). Pero…Leer más

Con el periodismo en la sangre

Escrita por en Columnistas

Etchaleco se llamaba. Era petiso y, como para compensar, hablaba fuerte y seguro. Yo lo había tenido de profesor de Geografía en primero. Entró al aula y pidió un minuto de silencio para contarnos que él dirigía una academia de periodismo en Once. Nos dio a cada uno un pequeño volante de propaganda y se fue. Yo tenía 17 años, estaba a meses de terminar el bachillerato, leía regularmente Clarín y algunas revistas, pero jamás se me había ocurrido que detrás del papel impreso latía un oficio, una forma digna…Leer más

El lector de boxeo

Escrita por en Columnistas

Algo borroneada por el paso del tiempo, la escena pertenece a 1988. A un día cualquiera, de abril o de agosto, de invierno o de primavera. Da igual. En la imponente puerta vidriada del Otto Krause, al 600 de Paseo Colón, seis alumnos de cuarto construcciones 3 rodean y escuchan al séptimo compañero, un flaco alto, de movimientos ampulosos, y pelo largo, desprolijo y lacio, contarles una noticia -un hallazgo, según él- sobre Locomotora Castro y su carrera deportiva. La voz quebradiza pero decidida. Y el tono bravío para decirles…Leer más

El chico que grita “¡hola!”

Escrita por en Columnistas

La camiseta de fútbol desteñida, una pelota casi sin gajos, zapatillas de lona o piecitos descalzos, un pantalón que alguna vez fue largo y hoy está cortado a la altura de las rodillas, el pelo que mece el viento, la bici desvencijada, los turistas desconfiados que levantan los vidrios polarizados de sus autos y el badén cubierto de agua que provoca el temor de quien debe cruzarlo. “¡Hola! Señor: por acá, pase por acá”, advierte, sin que nadie se lo pregunte, en tono voluntario de ayuda. El automovilista frena y…Leer más

Mi amigo, el periodista

Escrita por en Columnistas

Me encantaría poder afirmar ahora que lo supe desde siempre, que nunca pensé en dedicarme a otra cosa, que toda mi familia y mis amigos estaban seguros de que mi destino era éste. Pero no, no es así. Como Dolina, soné (sueño) con mil “oficios”: astronauta (mi mamá afirma todavía hoy que no me despegué ni un instante del televisor el 20 de julio de 1969, viendo a Neil Armstrong descender en la luna –o sobre lo que haya bajado ese muchacho-); bombero (a cuatro cuadras de mi casa en…Leer más