LITERATURA DEPORTIVA, DEL PATO AL FÚTBOL

Escrita por en Notas

Por Alejandro Duchini.

Hace unos días empecé el curso de Literatura y Deporte que dicta el gran Ariel Scher. En su casa de Flores, somos diez que lo escuchamos ir y venir por los libros y los escritores y el pato (cosa legendaria como pocas) y el fútbol. Al menos, en la primera clase esos fueron los deportes mencionados.

Ariel, que sabe jugar con las palabras escritas y también sabe hablar, parece esos jugadores que llevan la pelota con seguridad y de repente se frenan e invitan al compañero a participar; ésos que buscan dar el pase justo, con la situación dominada. Entonces pregunta y participamos y las dos horas amenas se pasan volando entre charlas, mates y facturas.

Una de las primeras advertencias que disparó fue: “No se puede leer todo ni tienen por qué haber leído a todos los que mencionamos. No se metan esa presión”.

Hace tiempo que Ariel me invita a integrar el grupo. Otros participantes me habían dicho que estos cursos estaban buenísimos pero por una cosa u otra yo no empezaba. Hasta ahora.

No es un curso que gire alrededor del fútbol; en todo caso el fútbol es un disparador para conocer escritores y con éstos escritores más deportes. A Horacio Quiroga lo conocemos del colegio pero Ariel dispara otros perfiles suyos: los juegos de su hijo, el ajedrez, el ciclismo. Antes había hablado de Guillermo Hudson. Que solía escribir sobre la infancia; “porque la verdadera patria del hombre es la infancia”, lo refiere tras contar qué escribía. Después cuenta que Juan Sasturain lo citó en un texto de Página 12 que mandará luego, por mail. Y la temática llevará a Domingo Sarmiento y de Sarmiento hablaremos de otro texto sobre él que escribió Ezequiel Fernández Moores en La Nación. Y así, los nombres y los textos y todo se va cruzando en algún punto.

Bartolomé Mitre, Juanamanuela Gorriti, Rafael Obligado, Bernardo Canal Feijóo, la revista El Gráfico y tantas cosas más van apareciendo en la cancha.

“En la próxima vamos con Borges y Bioy Casares”, anuncia antes de terminar. Y unas horas después recibo (recibimos) en la casilla de mail varios adjuntos acompañados de otra aclaración suya: “Cada autor que descubrimos es eso, un descubrimiento de un interés posible y no de una ausencia de la que tenemos la culpa. Disfrutemos, de a poco, de esta gente”.

Los adjuntos son cinco archivos de Word para leer lo que él ya nos había contado. Tan generoso es Ariel. En esos textos hay, además, links que llevan a más artículos y hasta a libros, como Allá lejos y hace tiempo, del mencionado Hudson.

En las próximas habrá Roberto Arlt, Juan Gelman, Osvaldo Soriano, Roberto Fontanarrosa, Julio Cortázar, Eduardo Sacheri y tantos más.

Lo bueno no es sólo que se conoce otra cara de la literatura y del deporte. Lo bueno también es que hay un espacio para compartir, para pasarla bien. Escucharlo a Ariel siempre es un placer; un gustazo para el que me reservaré un día de cada semana durante los próximos meses.

/////

Quienes quieran participar del curso, pueden escribirle a Ariel a deporteyliteratura@gmail.com

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on RedditDigg thisFlattr the authorShare on StumbleUponShare on VKShare on YummlyBuffer this pageEmail this to someonePrint this page